Cómo establecer metas (II)

Descubre las preguntas clave que te van a apoyar en el logro de tus metas y sueños.

En nuestra entrada sobre cómo establecer objetivos y metas (puedes leerla aquí), descubrimos que estos deben reunir cinco características para que a la hora de medir los resultados lo podamos hacer de la forma más objetiva posible. Cuando nos fijamos una meta, ésta debe reunir estas cinco cualidades:

  • Específica

  • Medible

  • Alcanzable

  • Retante

  • Medible en el tiempo

Cómo te prometimos en la primera parte sobre la definición de metas y objetivos, hoy vamos a compartir contigo qué cuatro preguntas debes formularte para identificar cómo puedes lograr aquello que te propongas.


La primera pregunta que debes formularte es la siguiente:

1.- ¿Para qué quiero lograrlo?


En la anterior entrada hablamos sobre cómo definir el resultado que quiero lograr. Esta pregunta es distinta puesto que nos referimos a identificar el propósito. Nos referimos a que identifiques para qué quieres alcanzar ese resultado. Es decir, más allá del resultado, identifica qué vas a ganar para tu vida. En este punto, es necesario que seas sincero contigo mismo: ¿Realmente lo quieres? ¿Es suficientemente importante para tí?

A la hora de identificar un propósito éste debe ser realmente poderoso para tí, puesto que probablemente en el camino hasta su logro aparezcan dificultades, circunstancias o complicaciones que te pueden llevar a abandonar. Pero si de verdad quieres lograrlo, tu motivación y actitud serán más poderosas que cualquier inconveniente con el que te puedas encontrar y te llevarán a tu objetivo.

Puede ser que un objetivo no te guste o no te haga especial ilusión, pero quizá sea un paso previo hacia algo realmente importante y valioso para tí.


Una vez has definido tu objetivo y su propósito la siguiente pregunta que te va a llevar a lograrlo es la siguiente:

2.- ¿De dónde parto?


El propósito de esta pregunta es identificar tu punto de partida. Identificar lo que tienes y lo que vas a necesitar. Se trata de averiguar cómo de lejos o de cerca estás de tu meta. Haz un ejercicio de autoconsciencia y define cuáles son tus fortalezas y tus puntos de mejora.


En éste punto es valioso apoyarte de tus experiencias pasadas, es decir, si has vivido situaciones o metas similares en el pasado puedes usarlas para identificar qué te funcionó o qué no te funcionó, si lo lograste o si fallaste, y qué aprendiste de aquella vez.


¡Cuidado! Si en el pasado pasaste por un proceso similar al que vas a comenzar pero no lo lograste, no lo utilices como justificación para no dar el paso o para abandonar a las primeras de cambio. Tal como indicamos en nuestro post sobre Programación Neurolingüística (si no lo has leído, puedes hacerlo aquí) la mayoría de nuestros pensamientos automáticos son negativos. El desarrollo de la Inteligencia Emocional permite convertir un pensamiento negativo en uno positivo, así que en lugar de decirte a ti mismo "la última vez no lo logré, esta vez tampoco lo conseguiré", transfórmalo en uno positivo que te empodere. Voy a compartir contigo una frase de C. S. Lewis:

Los fracasos son huellas en el camino hacia el logro. Uno fracasa de camino hacia el éxito.

A la hora de identificar desde dónde partimos, también es valioso identificar qué personas nos pueden apoyar. En la mayoría de las ocasiones es más sencillo llevar algo a cabo si lo hacemos acompañados que si nos lanzamos a la aventura solos.


Por último, también es valioso identificar qué te impide (o qué te ha impedido hasta ahora si has intentado conseguir un resultado en el pasado) conseguirlo.



Vamos con la tercera pregunta:

3.- ¿Qué opciones tengo?


Es decir, ahora que tienes claro de donde partes, qué recursos tienes, qué necesitas lograr, tus aprendizajes de experiencias pasadas y si hay alguien que te puede apoyar, llega el momento de la creatividad. Esta es la fase de la lluvia de ideas. ¡Piensa, investiga, inventa, crea soluciones!


La creatividad te puede aportar ideas increíbles sobre lo que puedes hacer para alcanzar tus sueños. La historia de la humanidad está llena de eventos, descubrimientos e inventos que se han logrado gracias a la creatividad de las personas. Conecta con tu parte creativa y escribe en una libreta aquellas ideas que te van a llevar a por tu objetivo. Si conoces a alguien que ha logrado algo similar a aquello a por lo que te vas a lanzar, pregunta qué hizo, qué le funcionó.


Este es el momento de la valentía, puesto que lo más probable es que algunas de las ideas que tengas te sean incómodas, complicadas o retantes. Si has leído nuestro post sobre Programación Neurolingüística sabrás que este es el momento de tomar acciones distintas a lo que has estado haciendo hasta ahora: acciones diferentes para lograr resultados diferentes. Y esto implica arriesgar, atreverse, salir de tu zona de confort y descubrir lo lejos que puedes llegar. Como dijo Pablo Picasso:

Solo hay una cosa que hace que un sueño sea imposible de lograr: el miedo al fracaso.

Y llegamos a la última pregunta.

4.- ¿Y ahora qué?


Pues ahora es el momento del compromiso. De comprometerte contigo a tomar las acciones que has descubierto que te van a llevar a lograr tu objetivo. De ser tu palabra y de no posponer.

El propósito de este paso es definir qué acción vas a tomar y cuándo la vas a cumplir.


Te voy a poner un ejemplo. Si tu propósito es mejorar la relación con alguien, puesto que es una persona importante para tí pero sabes (o has descubierto) que últimamente te has alejado de esa persona, o la relación se ha enfriado, decides que tomar un café con esa persona para compartir tus sentimientos y lo que te gustaría, éste es el momento de decir: "mañana por la mañana voy a llamar a esta persona para quedar lo antes posible".


Llegados a este momento, lo ideal es no posponerlo ni alargarlo en el tiempo. ¿Cuántas veces te has dicho a tí mismo "ya lo haré" y nunca lo hiciste?. Ya sabes: ¿Qué vas a hacer y cuándo vas a tomar acción?


Cuando establecemos metas a largo plazo, nos marquemos objetivos intermedios antes de alcanzar ese sueño, y que además nos planifiquemos las acciones que vamos a tomar semanalmente puesto que esto nos va a apoyar a ser conscientes de nuestro gran objetivo y a trabajar en ello hasta lograrlo. Como has comprobado me gustan las frases célebres, voy a compartir una más de Tim Fargo contigo relacionada con esta última pregunta:

Quién serás mañana comienza con quién eres hoy.

En las sesiones de coaching que ofrecemos en Sé Leyenda, trabajamos semanalmente con un documento al que llamamos "Carta de Logros", en el que eres tú quien se marca sus metas y con el apoyo del coach trabajas en aquello que requieres para lograrlo. Si tienes algún propósito que llevas tiempo queriendo lograr pero no terminas de empezar el camino o sientes que estás estancado o perdido, contacta con nosotros en el 615148065 o a través del siguiente formulario de contacto y pídenos más información.


Muchas gracias por leernos una vez más, y si es la primera vez que nos lees bienvenid@ a Sé Leyenda, tu espacio de desarrollo personal.


Se Leyenda Liderazgo Coaching Madrid